Hampones se enfrentaron desde dos carros y mataron a un escolta en Caracas

En otro hecho, un joven fue asesinado dentro de un funicular del Metrocable de San Agustín del Sur. Un enemigo le disparó varias veces.

Un disparo en el pecho neutralizó y tumbó a David Atacho Blanco, de 23 años, a las ocho de la noche del jueves, cuando caminaba por el callejón San José del barrio Isaías Medina Angarita, ubicado en el kilómetro 2 de El Junquito.

La bala provino de un enfrentamiento entre varios sujetos que se desplazaban en dos vehículos por la calle Tamanaco.

No se sabe si estaban dirimiendo diferencias a tiros o, simplemente, se trataba de algún otro delito.

Lo cierto es que el joven, quien era escolta de una empresaria privada, cayó al piso herido de gravedad.

Un residente de la zona lo reconoció y enseguida comenzó a gritar, llamó a la familia para que llegaran a auxiliarlo.

Pese a que lo trasladaron hasta el hospital de Los Magallanes de Catia, el muchacho murió porque el proyectil le perforó el corazón.

Ese día el joven escolta caminaba desde la casa de su madre hacia la de su abuela, adonde vivía. Era relativamente cerca, reveló Desirée

Blanco, tía del fallecido. Dejó un niño de siete años y a su esposa con cinco meses de embarazo.

El cadáver de David fue uno de los doce que fueron ingresados a la morgue de Bello Monte entre la tarde del jueves y la mañana de ayer, según revelaron fuentes extraoficiales del Cicpc.

Otra de las víctimas de homicidio fue Jorge Luis Aguiar, de 20 años.

Lo mataron a las seis de la mañana de ayer dentro de uno de los funiculares del Metrocable de San Agustín del Sur.

El muchacho abordó la cabina número 47 signada con el nombre de Táchira en la estación Hornos de Cal, y un sujeto armado lo sorprendió cuando se había sentado en una de las esquinas. Le disparó varias veces en la cabeza y huyó de inmediato.

Los funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) destacados en la estación no pudieron capturar al pistolero que corrió entre la multitud.

Al lugar llegó el padre del fallecido, José Luis Aguiar, quien manifestó que el joven vivía con él en el barrio La Ceiba de San Agustín del Sur.

No ofreció mayores detalles del hecho, por lo que los funcionarios policiales presumen que el móvil fue la venganza.

En el barrio Unión de Petare acribillaron a Richard de Jesús Hernández, de 31 años, a las ocho de la mañana del jueves.

Allegados admitieron que era el líder de una banda criminal y vivía en Santa Teresa del Tuy.

Ese día fue en su moto hasta Petare a buscar dinero y un arma de fuego que le habían guardado unos amigos, y ellos mismos lo mataron y le quitaron sus pertenencias.

Fuente: El Universal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s