MATAN A MECÁNICO POR SU MOTO

Su cuerpo, apoyado en el separador vial, quedó como en una balanza.Los pies al aire y su cabe­za destrozada y bañada en sangre estaba pegada al suelo. Así quedó el ca­dáver de Luis Ignacio Va­lladares Torrealba (51) un mecánico adscrito a la Policía del estado Lara cuando fue baleado en una parada de Transbar­ca ayer en la mañana. Al hombre le robaron la mo­to en la que se trasladaba.

Luis Ignacio iba a su tra­bajo. Salió de su casa en el barrio La Paz montado en su moto Empire. El mecánico para no calarse el tráfico, usaba el canal exclusivo del sistema de transporte y ayer no fue la excepción. Cuando iba por la parada de Caquetí­os de la Florencio Jimé­nez le dieron un disparo de escopeta en la cabeza y le quitaron la moto.

Son dos versiones las que se manejan sobre el homicidio. La primera indica que a las 6:30 de la mañana Luis frenó en la parada porque iba detrás de un bus que se detuvo
a recoger pasajeros allí. Justo en ese momento, un malandro llegó co­rriendo a donde él estaba parado detrás del Yutong y lo apuntó con una esco­peta. Detallan algunos testigos, que el choro lepidió la moto a Luis, pero él se negó a darla lo que ocasionó un forcejeo y fue en ese momento quele dispararon.

La otra hipótesis que se supo en la escena del cri­men es que Luis iba con un parrillero y que justo en el momento en que se detuvieron, el acompa­ñante sacó el arma, lo mató y tras la víctima ca­er al suelo se llevó la mo­to en sentido contrario.

“No sabemos qué pasó. Solo que él iba y el parri­llero le disparó y se fue”, dijo una mujer que traba­ja informalmente por la zona. “Nadie vio nada, y de paso con la bulla que ha­ce el Transbarca cuando se estaciona es más difí­cil para ver qué pasó”, di­jo un muchacho que co­mía empanadas en un quiosco cercano.

Luis cargaba un casco que quedó perforado por el tiro. Su cara quedó pe­gada al suelo. Sufrió ex­posición de masa encefá­lica, pero no se veía mu­cho porque el casco retuvo todo. Cargaba una chaqueta negra y debajo una chemise con un lo­gotipo parecido al de Po­lilara. Cerca de él tam­bién quedó una navaja, mientras que el estuche quedó cerca del cuerpo.

Un allegado de la vícti­ma informó que Luis Ig­nacio llevaba 20 años la­borando como el encar­gado de arreglar las motos de los funciona­rios de Polilara, lo hacía donde quedaba la anti­gua cárcel de la 13. También acotó que Ig­nacio salía todos los días con su hijo y lo llevaba al liceo, pero esta vez tran­sitaba solo. Compañeros de Valladares lamenta­ron su muerte, pues era un hombre trabajador.

Funcionarios de la Poli­cía del estado Lara llega­ron al lugar donde ocu­rrió el suceso para res­guardar la escena del crimen, pero a los 30 minutos se fueron y deja­ron el cadáver solo, ante la mirada de testigos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s