En 125% aumentó cifra de niños muertos por maltrato y abandono

Su llanto constante irritaba a su madre y padrastro. Sin miramientos, lo golpeaban -al parecer- con lo que tuvieran en la mano para callarlo o, en el peor de los casos, le apagaban los cigarros en su carita o lo quemaban con una plancha bien caliente en varias partes del cuerpo.

Cuando hacía alguna travesura -lógica de todo niño de tres años-, los castigos eran severos: presuntamente le negaban la comida por largos periodos y lo encerraban en un cuarto sin darle, si quiera, un poco de agua, lo que hacía que tuviera un severo cuadro de desnutrición.

El pasado sábado 2 de julio fue el último día que lloró. El sufrimiento por el cual venía atravesando desde que nació había llegado a su fin. Dejó de respirar. Murió.

Así lo confirmaron los patólogos de la morgue del hospital Luis Razetti de Barcelona, tras hacerle el chequeo corporal y observar severos signos de tortura en su cuerpecito, aunque la autopsia arrojó que la verdadera causa de la muerte había sido por una infección intestinal no tratada a tiempo.

La muerte de este infante -cuyo nombre y el de sus padres debe mantenerse en reserva como lo establece la ley-, conmocionó a todo el estado, en especial a la vereda 8 del sector 3 de Las Casitas, en Barcelona, lugar donde residía.

El caso de este pequeño no ha sido el único. En lo que va de año, y según cifras extraoficiales llevadas por el equipo de El Norte, se han contabilizado nueve casos de muertes de niños por maltrato, abandono, descuido, producto de la inseguridad y debido a la crisis económica que vive el país.

Es decir, el 125% de lo contabilizado hasta el 15 de julio de 2015, cuando la cifra era de solo cuatro decesos de niños y adolescentes por esas mismas causas.

Como una situación “preocupante y de cuidado” definió la presidenta del Consejo Municipal de Derecho de Niños, Niñas y Adolescentes (Cmdnna) en Puerto La Cruz, Flor González, estas muertes y resaltó que no se puede permitir “de ninguna manera” el maltrato hacia un menor.

“Nosotros como Consejo de Derecho estamos en contra de las lesiones a los chamos. Es por eso que cuando tenemos algún caso de abuso, los padres reciben al mes una charla por parte de la psicopedagoga”, indicó.

¿Inocencia?

Cortesía

El mismo día del fallecimiento del menor de tres años, debido a las constantes torturas que recibía presuntamente a manos de sus representantes, funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), detuvieron a los posibles responsables, luego de que los habitantes de esa comunidad, tras enterarse del caso, intentaran linchar a la progenitora.

El único que lamentó y lloró la muerte del bebé frente al nosocomio barcelonés fue Junior Villafranco, padre biológico del infante.

Con lágrimas en los ojos, reveló que el pasado 12 de octubre, su exmujer, al parecer, “también asesinó” al segundo de sus dos hijos en conjunto, cuando tenía solo 9 meses de nacido y enfatizó que tras ese incidente, ya había comenzado las diligencias para quitarle la patria potestad del pequeño de tres años.

“Ella dijo que se le había caído de la cama y no le creímos; ahora pasó esto y ambos crímenes tienen similitud”, expresó el progenitor mientras esperaba la entrega del cuerpecito del primero de sus hijos.

La directora del Cmdnna en Barcelona, María Fernanda Ortiz, señaló que, hasta la fecha, el número de denuncias por maltrato o trato cruel en el municipio es de 130; es decir, 270 documentos menos que en la misma fecha de 2015, cuando contabilizaron más de 400.

En el municipio Sotillo, el Cmdnna ha reportado 80 denuncias de esta índole en el primer trimestre de año, lo que significa también una disminución de más de 102 informes, en comparación con la misma fecha del año pasado, cuando la cifra rondaba las 182 denuncias, según informó la encargada de ese despacho, Flor González.

Ambas damas expresaron que el mayor número de casos reportados son violencia física y psicológica producida hacia un menor.

“La psicológica es la más común. El hecho de que se castigue al niño o se le amenace con una correa o con cualquier cosa que le produzca temor, es un delito”, explicó Ortiz.

Situación país

Cortesía

El psicólogo Juan Carlos Santana argumentó que cada día, las personas rompen con los modales y el respeto provocando disminución de la calidad de vida en la familia.

Inquirió en que no existe una conciencia social y sostuvo que la misma crisis económica que vive el país podría ser causa y efecto de la situación social y psicológica.

“Niños que no tienen una figura paterna, que los cría su abuela porque su mamá pasa todo el día trabajando, tienden a volverse agresivos o con problemas de conducta. Entonces como las madres viven más estresadas, terminan lamentablemente pagando sus frustraciones con los chamos”, explicó al tiempo que afirmó que eso no es excusa para maltratar a un menor.

El sociólogo, Argenis Osorio, reiteró en que aunque el tema económico no es la raíz del asunto y aseguró que este tipo de dificultades inciden pero no determinan en el comportamiento de padres a hijos.

Informó que existen factores de índole emocional, religioso y anímico que si pueden ser el punto principal del problema.

“En la especie humana, el valor del amor al hijo está por encima de todo y más bien los padres sufren cuando ven sufrir a sus vástagos. Las personas que ejecutan ese tipo de atrocidades presentan factores emocionales enmarcados en una conducta delictual”, reiteró.

A pagar

El padrastro y la mamá del niño torturado en Las Casitas (la fémina tiene seis meses de embarazo), quedaron privados de libertad a solicitud de la juez V de Control, Idanie Almeida.

La Fiscal 23, Losanna Canache, imputó a los responsables por los delitos de homicidio y trato cruel contra el bebé de tres años. El hombre tendrá como sitio de reclusión el penal Agropecuario de Puente Ayala, mientras que la mujer estará en las celdas de la Policía del estado Anzoátegui (Polianzoátegui).

Sin embargo, se conoció de manera extraoficial, que entre el 2 de julio (día en que murió el niño) y el 6 de julio, el padrastro del infante intentó suicidarse dentro de los calabozos de la policía científica.

Este fue sacado de la celda luego de ser hallado colgado de una sábana. Con una crisis nerviosa que tuvo luego del hecho, solo decía: “me dijeron lo que me va a pasar, me van a picar y me pedirán que me coma los dedos. Prefiero matarme”, dijo llorando. Hasta el momento, está aislado en el calabozo.

El padre biológico del chiquito pidió ambas justicias -la divina y la terrenal-. “Yo sabía que ese hombre era malo. Le mandaba mensaje a mi exmujer diciéndole que la quería a ella pero no a sus hijos”, relató.

Un nuevo caso

El cadáver de un niño de un año fue llevado a la morgue del hospital Luis Razetti. Roberth Aguilar

Un menor de apenas 1 año de edad murió el pasado 20 de julio producto, al parecer, de una fuerte golpiza que le produjo su padrastro en el sector Volcadero de Guanta. Los patólogos de guardia determinaron que el menor presentaba hematomas en varias partes del cuerpo.

Hasta la fecha, no se sabe nada sobre el paradero del presunto homicida.

En leyes

Cortesía
Artículo 32 Derecho a la integridad personal.

Todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a la integridad personal. Este derecho comprende la integridad física, síquica y moral. Estos no pueden ser sometidos a torturas, ni a otras penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

El Estado, las familias y la sociedad deben proteger a todos los niños, niñas y adolescentes contra cualquier forma de explotación, maltrato, torturas, abusos o negligencias que afecten su integridad personal.

Artículo 253. Tortura.

El funcionario público o funcionaria pública que por sí o por otro ejecute contra algún niño, niña o adolescente actos que produzcan graves sufrimientos o dolor, con el propósito de obtener información de la víctima o de un tercero, será penado o penada con prisión de uno a cinco años.

En la misma pena incurre quien no siendo funcionario público o funcionaria pública, ejecute la tortura por éste determinada. Si resulta una lesión grave o gravísima, la pena será de prisión de dos a ocho años. Si resulta la muerte, la pena será de prisión de quince a treinta años.

Artículo 254. Trato cruel o maltrato.

Quien someta a un niño, niña o adolescente bajo su autoridad, responsabilidad de crianza o vigilancia a trato cruel o maltrato, mediante vejación física o síquica, será penado o penada con prisión de uno a tres años. El trato cruel o maltrato puede ser físico o psicológico. En la misma pena incurrirá el padre, madre, representante o responsable que actúe con negligencia u omisión en el ejercicio de su Responsabilidad de Crianza y ocasionen al niño, niña o adolescente perjuicios físicos o psicológicos.

Consejos para los padres

Cortesía

• Volver a lo básico: respeto y valores.

• Clarificar límites entre padres e hijos.

• Fortalecer y optimizar condiciones de vida para personas que deseen tener hijos.

• Saber que el niño requiere atención y calidad de tiempo.

• Fortalecer la familia.

• Vincularse a la protección de la vida del menor y ser consistente con esta situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s